Historia del Aikido

El Nacimiento de un nuevo Arte Aikido (1 parte)

 

Ai Ki Do“Cuando un enemigo intenta combatirme, es decir al universo mismo, tiene que destruir la armonía del universo. Por tanto, en el momento que tiene la intención de batirse conmigo, ya está vencido. El Aikido es no-resistencia y como tal siempre es victoriosa”   
MORIHEI UESHIBA.

El fundador del Aikido, uno de los más grandes maestros de artes marciales de la historia y personaje de gran influencia en el siglo XX por su visión del mundo y sus aportaciones para el crecimiento y bienestar del ser humano, nació un 14 de Diciembre del año 1883 en el pueblo agricultor de Tanabe( en la actual prefectura de Wakayama). Esta área de Japón estaba muy relacionada con muchas de las corrientes antiguas de misticismo japonés, y con seguridad influenció en gran medida la avidez de conocimiento, tanto esotérico como exotérico, que demostró el joven Morihei desde la más temprana edad.

aikido inicio
En ese momento Japón se encontraba ante un nuevo orden de cosas, tras el derrocamiento del Shogunato Tokugawa tras más de dos siglos de dominio, en el que el país se había mantenido aislado del mundo y sus ciudadanos sometidos a un rígido sistema.

Era una época de innovación en todas las facetas del trabajo humano,   y donde hombres y mujeres de talento reconsideraron los antiguos sistemas ya obsoletos, en busca de adelantos y mejoras para la población.
El padre de Morihei, Yoroku, estaba preocupado por la debilidad física y el temperamento nervioso de su hijo, y ya desde corta edad le animó a practicar la lucha sumo , a correr y nadar.

Al darse cuenta de su fuerza potencial, Morihei soñaba con convertirse algún día en el hombre más fuerte del mundo, y curtía su cuerpo, entre otras formas, duchándose cada día con agua helada.

En 1901, Morihei llega a Tokio con la idea de buscar fama y fortuna, ya que su alma soñadora le impedía estar satisfecho con la vida en su pequeño pueblo.
Morihei no logró gran cosa como empresario y decidió volver a Tanabe, pero en su estancia en la capital descubrió su pasión por las artes marciales.

Ueshiba 50En 1902, con 19 años, contrajo matrimonio con Hatsu Itogawa, pariente lejana suya, y un año después, fue llamado para cumplir el Servicio Militar en el ejército de su país.
Pero Ueshiba no daba la talla mínima requerida de 1,55 m. La decepción que esto le provocó, no le impidió seguir luchando por lo que deseaba, y durante largas horas se dedicaba a colgarse de un árbol atado de los pies para estirar su columna vertebral el centímetro que le faltaba.
Por fín Morihei pasó el examen físico un año más tarde, y fue enviado al Cuartel de Osaka, donde su espíritu de superación le llevo a compensar su baja estatura y a sobresalir en los ejércitos militares.

Como anécdota reveladora de estos años diremos que Ueshiba había endurecido su cráneo golpeándoselo contra un bloque de piedra cientos de veces al día. Los oficiales japoneses tenía fama de pegar fuertes puñetazos en la cabeza de los soldados, y más de un oficial enfadado se había roto los nudillos contra la cabeza de Morihei.

Muchos años después, en una demostración con un sable de madera, le dieron un tremendo golpe en la cabeza, y tras escucharse un sonido ensordecedor, el público quedo anonadado al ver cómo Morihei se reía de lo ocurrido, diciendo que nada podía romper su vieja cabeza…..

                                                             (CONTINUARÁ EN PARTE 2)