Karate Do (2da. Parte)

LAS 20 REGLAS DE ORO DEL KARATE-DO ( Parte 2)

Continuamos exponiendo los principios establecidos por el fundador del Karate-Do, Gichin Funakoshi, lo que nos permitirá profundizar más y comprender mejor la esencia de este Arte Marcial Japonés.

8. El Karate-Do sólo se practica en el Dojo: El Dojo es el lugar del despertar, el lugar del esclarecimiento, de manera que el Karate no es una práctica para pegarse en las calles y someter a los demás, sino que su función es la de moldearse a uno mismo y fusionar lo simbólico y lo real en un único camino. Queda también claro con este principio que no debemos utilizar inadecuadamente nuestros conocimientos adquiridos.Sensei

9. La práctica del Karate-Do es de por vida: como práctica espiritual el Karate-Do es un arte que forma parte para siempre de la naturaleza del alumno. El recordar cada día esta frase hacía también que el alumno renovara cotidianamente su compromiso. El Karate-Do es una práctica de largos y lentos resultados, y por ello se requiere un compromiso perdurable para poder alcanzar los tesoros ocultos que esconde.

10. Trata los problemas con espíritu de Karate-Do: con este principio nos queda claro que el Karate trasciende el ámbito de lo físico o deportivo. Es así una forma de vida, un modo de afrontar los problemas. Así, el Karate estará presente en toda la existencia del practicante, para que este pueda usar las virtudes aprendidas en el Dojo y afrontar la adversidad con autocontrol, responsabilidad, fuerza de superación, respeto y compromiso.

11. El Karate-Do es como el agua hirviendo: el agua es el principio de la vida y su esencia es la de ir hacia abajo, fluir, rodear, no oponerse. Sin embargo, Funakoshi se refiere aquí al agua en su estado madera, haciendo referencia a los cinco elementos llamados Go kyo en Japón. La madera se caracteriza por ser la fuerza de voluntad, y esa evaporación del agua hirviendo hace que este suba en lugar de bajar, queriendo referirse aquí el Maestro a la naturaleza del agua como fuego de consciencia que surge del esfuerzo del neófito. Así el practicante debe mantener la fluidez, siempre listo para responder un ataque.
12. No alimentad la idea de vencer ni de ser vencido: este punto ha traido grandes controversias respecto de si el Karate-Do debe practicarse en competición o no. Aunque bien es cierto que lo importante es más que nada la actitud interna del alumno hacia el principio citado. Para Funakoshi el Karate era ante todo una vía de Conocimiento Interior, y como tal, el camino de autosuperación del Karate no puede estar basado en los logros externos.

Sensei13. Adaptar la Actitud a la del contrincante: se deben evitar las fórmulas preconcebidas en la vida. Debemos ser flexibles, adaptarnos a las circunstancias cambiantes. La práctica del Arte no es la aplicación de técnicas y formulismos, sino la consecución de los recursos necesarios para fluir constantemente más allá de nuestras limitaciones. Por ello, quienes siempre quieren usar la misma técnica con todos los adversarios salen vencidos.

14. El secretos del combate está en el arte de saber dirigirlo: El combate es todo donde reina el aparente desorden. No obstante, el experto sabe comprender las claves ocultas que lo están ordenando. Comprender que es el centro de la espiral el que dirige la periferia tanto en el espacio como en el tiempo, es la llave maestra que propone Funakoshi, de manera que deben buscarse esos ritmos esenciales que dominan toda contienda, para así hacernos dueños del ritmo del oponente.

CONTINUARÁ EN PARTE 3…………