La Esgrima – Escuela Fiore Dei Liberi

MAESTROS DE ESGRIMA. MAESTRO FIORE DEI LIBERI.

El Maestro Fiore dei Liberi nació en el año 1345 en un pueblo situado a pocos kilómetros de Udine. Desde temprana edad se interesó por las escuelas de Humanidades y su carácter despierto le hizo comenzar a aprender también en las escuelas de armas. En aquella época era bastante normal empezar la carrera marcial con escasa edad, y el Maestro Fiore no fue una excepción en su comienzo en la tradición de la Scrimia.Duelos a muerte

Su sed de conocimiento hizo al joven Fiore viajar más allá de los Alpes en busca de los mejores instructores para aprender los secretos del arte, y entre sus maestros aparecen Giovanni lo Svevo y Nicoló de Toblem, de nacionalidad alemana, junto con una multitud de maestros italianos.

El Maestro Fiore conquistó su reputación de hombre de armas en el campo de batalla y en los torneos donde eran frecuentes los duelos con armadura. Esta creciente fama hizo que tuviera que pagar el precio de dicho prestigio, y así, tuvo que defender su honor contra la envidia de otros Maestros en cinco terribles duelos con espadas afiladas, sin armadura y con una única camisa de fino lino, donde no existía juez y la única regla era matar al adversario. En sus propias palabras, en esos momentos sólo confiaba en” sí mismo, en sus conocimientos del arte, en su espada y en Dios”.

Su salida victoriosa de esos duelos hizo que su fama aumentará aún más si cabe, de manera que muchos hombres de armas italianos y alemanes visitaron su escuela para aprender las habilidades y conocimientos del Maestro. Algunos de sus alumnos, como Messer Galeazzo Delli Capitani, Messer Azzo de Castelbarco y otros, se convirtieron para el Maestro en hijos adoptivos o del corazón, o lo que es lo mismo, en alumnos predilectos.

También instruyo en la Corte en el arte de la lucha a varios jóvenes aristócratas y marqueses, como Nicoló III d`Este.

Todo lo que transmitió del Arte de Scrimia el Maestro Fiore se encuentra en sus tres importantes obras manuscritas, tales como el “Flos Duellatorum” y “ Fior di Battaglia”, en la que fue ayudado por uno de sus alumnos, el Marques Nicoló III, que en señal de agradecimiento a todo lo que le enseño su maestro, puso a su disposición a los mejores escribanos y dibujantes de la corte para que dieran forma a la Obra Final del Maestro, la cual causó una inmensa satisfacción al anciano Fiore, pues de esa forma dejaba por escrito los conceptos, principios y técnicas que permitirían salvaguardar a su Escuela en el tiempo y protegerla de los caprichos de los vanidosos.

EsgritaDe esa forma, aún hoy podemos conocer de forma auténtica e integral el saber marcial encerrado en las páginas de sus obras, y descubrir , después de descifrar el sistema, el inmenso patrimonio de técnicas y estrategias y la gran belleza del arte de la Scrimia.

Tal y como comentaba el Maestro, para ser un Caballero, ya no bastan ciencia, armas, acciones audaces, fuerza y destreza, pues son habilidades ext