La Forja de Armas – Espada

Forjando La Espada. (Primera Parte)

En todas las culturas el diseño y la construcción de las armas siempre fue un aspecto muy delicado por varias razones que se pueden deducir de su uso y contexto.  Pero la principal razón es la capacidad de proteger al que la empuña.

Teniendo en cuenta este aspecto principal las diferentes tecnologías desarrolladas en cada lugar y en cada época es tema de estudio para los aficionados a las armas tradicionales.

Este estudio en particular me refiero a la de la construcción y forja; la podemos ir dilucidando a través del arma más emblemática: La Espada.Haciendo espadas

Este  instrumento que  recorre desde los comienzos de la edad del bronce, la edad del hierro, pasando por el medioevo y terminando hoy en día como un instrumento que permite el estudio de las tácticas y estrategias para conseguir la mejor defensa y el más efectivo de los ataques.

La espada en diferentes culturas simbolizan un estatus, un camino y hasta veces una manera de entender su virtud en relación con la propia naturaleza humana.

Parte de su embrujo o encanto es la visión que la contempla como un instrumento especializado para el combate cuerpo a cuerpo y es normal que en todas las culturas sean especialmente consideradas como el símbolo del guerrero.

Su estructura y construcción siempre fue un tema que fue tratado por maestros especialistas, metalúrgicos de la antigüedad y artesanos que tuvieron que ir superando cada desafío en su diseño y composición, siempre ligados estos, a las necesidades de quien la empuñaría.

Forja de Espadas españaDentro de este contexto de diseño son dos características que definen el comienzo del diseño de una espada: la dureza de la misma y la tenacidad que es la capacidad que requiere el material usado para construirla para absorber el impacto antes de romperse.

La dureza de la espada es tal vez un tema principal ya que definirá la capacidad del material en mantener el filo o la forma del arma, sin perder la flexibilidad necesaria para no deformarse en el transcurso de su uso.

En este sentido, la durabilidad es el plano donde todos los armeros, de todos los tiempos y lugares, se dedicaron a desarrollar su arte de la forja, para solventar estos dos obstáculos a la hora de forjar una espada.

Las soluciones encontradas fueron varias, pero la que más fue definiéndose como decisiva fue la calidad de las materias primas y la confección de una buena aleación; especificando la cantidad de Carbono en el acero y la velocidad de enfriamiento durante el temple del material.

El acero utilizado para la forja de armas como las espadas por lo general contiene menos el uno por ciento de carbono.  Al calentar el acero al rojo que oscila entre los setecientos y novecientos grados centígrados, el carbono se disuelve en el mismo hierro.

La búsqueda de dureza o tenacidad es decir flexibilidad del acero tendrá que tenerse en cuenta a la hora de fundir estas dos materias primas carbono y hierro.  La técnica de enfriamiento rápido luego de la fundición de los dos materiales hacen que no se desvinculen entre sí y conseguimos una pieza con una dureza mayor; por el contrario si dejamos que el acero se enfríe lentamente el carbono de la aleación se separará formando capas aisladas que darán a la pieza poca dureza pero mayor flexibilidad.

Esta técnica se denomina de templando y es donde los átomos de carbono quedan atrapados en la estructura del hierro dándole rigidez, tenacidad y robustez. Para equilibra este proceso se realiza lo que en la metalúrgica se conoce como revenido que es disminuir las tensiones de la estructura molecular del acero producidas por el templado.

El refinamiento del uso de las aleaciones a este nivel no era un conocimiento estuviera al alcance de los forjadores de la época, que a medida de prueba y error fueron desarrollando y refinando sus conocimientos hasta el siglo XIX en donde el conocimiento de molecular introdujo un uso más amplio y delicado a la hora de forjar armas.

De esta manera podemos ver que en cada lugar en particular y en las diferentes culturas en donde se trabajaba el acero y se forjaran armas con él, se estilaban múltiples de procedimientos para llegar a un mismo fin, que era combinar en la hoja de la espada las propiedades de tenacidad y dureza necesarias para hacer un arma adaptable y duradera.

Continuará…….

Deja un comentario