Takeda Sokaku Samurai

TAKEDA SOKAKU. EL ÚLTIMO SAMURAI DEL CLAN TAKEDA.

En la Historia, cada cierto tiempo aparecen hombres anónimos y poco reconocidos en su época, pero con una vida intensa y apasionante, y que casi sin querer dejan una huella en el futuro. Uno de estos hombres es Takeda Sokaku, que dejo una marca poderosa en las Artes Marciales.TAKEDA SOKAKU

Sokaku nació en 1859 en Aizu( en un país como Japón, lleno de fieros samuráis, los más temidos eran los de Aizu), en la prefectura de Fukushima actual, y murió en 1943, en plena II Guerra Mundial. Takeda pertenecía a la antigua y famosa familia de Samuráis del clan Takeda, y fue su último descendiente.

Debido a la época en que le tocó vivir, se encargó de transmitir el Arte Marcial que había practicado su clan desde hacía 900 años, el Daito-Ryu Jujutsu. La vida de este singular personaje podría haber pasado inadvertida, pero un hecho ocurrido en la guerra Boshin influyó de manera fundamental en que Takeda Sokaku pasara a la historia como uno de los últimos verdaderos samuráis.

El clan Takeda había pasado a ser vasallo del clan Matsudaria, y como tal apoyaba al shogun en su lucha contra el emperador Meiji. Así, las tropas del emperador se abalanzaron sobre el castillo Aizuwakamatsu, donde se encontraba el último foco de resistencia al emperador. En dicho castillo se encontraba todo el clan Takeda, que pese a su resistencia durante más de un mes, al final acabo sucumbiendo ante el moderno ejército dirigido por el emperador. Sólo Sokaku, que en ese momento se encontraba en Tokio practicando Kenjutsu, sobrevivió a la masacre.

De la noche a la mañana, el aún niño Sokaku, se convirtió en el único superviviente del antiquísimo clan Takeda, y su vida como samurái de alto rango había desaparecido para siempre. Pero en su interior su vida ya estaba conformada, el sabía que era un samurái, y pese a que el entorno cambiara radicalmente, el no cambiaría lo que llevaba en su sangre. Había sido entrenado para ser un samurái, aprendiendo el manejo de la espada, el bastón largo, el shuriken, el jo, el hankyu y la defensa personal característica de su clan familiar: el Daito-Ryu Jujutsu.

Técnicas TradicionalDe este modo, tras la catástrofe, es llevado a vivir con su madre, y después pasa al monasterio Tsutsukowake, y en ningún momento para de entrenar y seguir cultivándose. Sin embrago, todo a su alrededor estaba cambiando: la clase samurái estaba desapareciendo, y además un edicto impedía llevar armas. Mientras la clase acomodada empieza a vestirse según la moda europea, Takeda Sokaku seguirá portando un traje tradicional japonés decorado con las insignias de su familia, y bajo su holgado traje sigue llevando sus espadas, un abanico hecho de afiladas láminas con puntas aceradas, y un bastón metálico con un extremo afilado y el otro con un pesado pomo de plata.

Sokaku nunca rechazaba un duelo, y seguía manteniendo la costumbre Kirisute Gomen( matar a cualquiera que actuara contra la moral del Bushido), lo cual le trajo bastantes problemas. Se cuenta que cuando se encontraba en el camino alguna pandilla de bandidos, en vez de alejarse, se acercaba para poner en orden a los maleantes, pues se sentía responsable, por ser samurái, de proteger a los humildes y débiles. Por su baja estatura, y siempre a su espalda, muchos comenzaron a llamarle “pequeño demonio de Aizu”.Samurai

Al parecer, Takeda Sokaku era de las pocas personas de la época que manejaba las 18 técnicas samuráis. Por ser samurái, de acuerdo al código ético del Bushido, Sokaku sólo podía pelear o enseñar para ganarse la vida, y pese a que la época de los samurái había pasado, el hizo ambas cosas, enseñando el Arte del Daito Ryu y del Kenjutsu.
El gobierno del emperador no tardó mucho en darse cuenta de sus acciones, y al parecer intentaron matarlo de manera discreta, pero eso no era tarea fácil debido a la mentalidad de Sokaku, que desconfiaba de todo: nunca salía desarmado, doblaba las esquinas con cuidado, llevaba su propia comida y bebida o , en las reuniones a las que era invitado, sólo comía y bebía después de que otro lo hubiera hecho. Con frecuencia los que le acechaban eran los que nunca retornaban…

En aquella época en la que no tenía dojo, recorrió el país enseñando, y entre sus alumnos encontramos al gran Morihei Ueshiba, al que enseño los secretos del Daito Ryu, influenciándolo claramente para su desarrollo posterior del Aikido. También enseño a Choi Yong Sul, quien fue su sirviente durante 30 años, y que desarrolló posteriormente el Hapkido Coreano, también con marcadísimas influencias del Daito Ryu. Al parecer, enseño a más de 30.000 personas a lo largo de su vida, siempre comportándose como un auténtico samurái, pese a que Japón había cambiado por completo. Un personaje excepcional viviendo en una época equivocada….