Ving Tsun – Philip Bayer

“ CONCEPTOS ERRÓNEOS EN VING TSUN”.

POR PHILIPP BAYER.

 

Intentaré en este artículo desgranar alguno de los conceptos y principios que  comúnmente son mal entendidos en la Práctica del Ving Tsun, y que provocan un impacto negativo en el estilo en general.  Normalmente estos problemas se provocan por la falta de un pensamiento realista y pragmático, que convierten a las técnicas aprendidas en ineficaces en una situación de combate real.

A lo largo de mis años de seminarios, he señalado siempre la importancia de la Simplicidad de nuestro Estilo, lo cual ha convertido al Ving Tsun en uno de los estilos de lucha más eficaces dentro de los múltiples sistemas de Kung Fu Chino.

De este modo, toda imaginación desenfrenada se puede convertir en uno de los peores enemigos del Sistema Ving Tsun.

Así, puedo decir sin vacilaciones que una de las mejores maneras de juzgar la calidad de un determinado Ving Tsun es la de tener en cuenta el grado en que el mismo se adhiere a sus principios básicos. Uno de estos principios básicos es el de Línea Central, igualmente importante tanto en el ataque como en la defensa, de ahí que todos los ejercicios de Ving Tsun enfaticen el ataque y la defensa simultánea en cada acción.

De este modo, cualquier ataque en Ving Tsun debe al mismo tiempo proteger la línea central, ya que siempre debe quedar protegida la propia cabeza. El tipo de ataque frontal de Ving Tsun no solo ofrece una protección para el atacante, sino que también iguala el impacto y el alcance de ambos brazos.Con el Gran Mastro Wong Sheun Leung

Esta simplicidad aquí expuesta contrasta mucho con algunas maniobras de rotación del cuerpo que intentan imponerse entre los practicantes de algunas familias y que llevan a la inestabilidad y a la pérdida de potencia. En Ving Tsun, sólo pivotamos para desviar un ataque, ganar terreno a nuestro oponente o simplemente para reorientar hacia otro combatiente.

Uno de los más grandes errores en este contexto aquí expuesto es el de la ingenua idea de que ante un ataque serio de un enemigo nos podremos simplemente salir del camino de este y dejar que el mismo siga su carrera de pasada. Esto solo ocurrirá si mi atacante es poco brillante, o si realmente no tiene una intención clara de golpearme, pero no ante un ataque serio, por un luchador experimentado , y con ánimo claro de dañarnos.

Muy por el contrario, un verdadero practicante de Ving Tsun nunca subestima al oponente, y siempre supone que el rival sigue en condiciones de defenderse por sí mismo o bien lanzar otro ataque.

 

Nunca debemos pensar que nuestro rival es un toro embistiendo a ciegas. Por supuesto que se  ve muy bien  una situación en la que nuestro oponente lanza un puño directo a toda velocidad y el impacto transforma el brazo del defensor en un Bong Sau, lo que provoca que el atacante se gire y desplace su peso a la pierna de atrás, haciéndole imposible reaccionar.

Como digo, esto se ve muy bien, pero sólo funcionará en situaciones preestablecidas y si mi oponente no es muy fuerte y además, es un poco estúpido.

 

Un escenario más realista sería el siguiente:

Mi atacante está convencido de que sus golpes me derrotaran y por ello su ataque se compone de una serie de puñetazos y golpes precisos dirigidos a mi cabeza desde una corta distancia. Sus rápidas ráfagas me hacen pivotar lejos, pero tengo claro que el hecho de moverme a los lados  no sólo va a tener influencia en  mis golpes volviéndolos más ineficaces, sino que además afectará negativamente mi propio equilibrio debido al retroceso constante.  Mi rival no espera a mi próximo movimiento y ya ha recalibrado su línea de ataque y vuelve a por mí, siendo mis movimientos defensivos ineficaces al no contar con una base sólida.

Un análisis de este escenario hipotético me permite observar que la línea central propia en un movimiento, es decir, pivotante hacia el exterior, no afecta en nada el ataque de mi oponente, que lo único que tendrá que hacer será ajustar su línea de visión. De igual forma, el hecho de mover todo mi peso hacia la pierna trasera, afectará a mi centro de gravedad de manera importante, convirtiendo mi posición en más inestable y dándole a mi oponente una gran cantidad de espacio y energía, lo que será sin lugar a dudas una receta para el Desastre.

Como se ve con este ejemplo, existen muchas razones para no mover ni adelante ni atrás su propio eje, ya que no mejora sino empeora sus condiciones en la lucha. Esto significa que usted no sólo tiene que luchar contra su oponente, sino contra su falta de estabilidad también. El hecho de realizar técnicas de persecución con nuestro compañero de práctica se basa en poder ganar terreno y al mismo tiempo reducir su posibilidad de contraataque, y es algo que aparece en el Dominio Cham Kiu.

Después de muchos años en la Práctica de Ving Tsun, me he dado cuenta que muchos de los practicantes de este Arte tienen verdaderas dificultades en la lucha contra otros sistemas de Artes Marciales, y aunque parezca extraño, algunos estilos de lucha supuestamente ilógicos, a veces despectivamente llamados deportes, son capaces de alterar el mundo Ving Tsun a fondo. Por eso han existido intentos de incluir en el Ving Tsun principios de otros sistemas, alterando las formas y los fundamentos de las técnicas individuales.

En mi opinión, esto se debe únicamente a lo que decía la comenzar este escrito, a la imaginación desbordada de algunos practicantes de Ving Tsun y al no conocimiento o falta de adhesión a los principios básicos de este Arte, que tiene como estandarte y piedra de toque a la Simplicidad.

Deja un comentario